Los manómetros mas usados son los analógicos tipo burdon. Son óptimos para la medición de presión relativa y vacío desde 0,6 hasta 7.000 bar. Debido a su tecnología mecánica no necesitan energía auxiliar. Este consta de una conexión, un elemento elástico (tubo burdon), seguido o conectado a un link alargado conectado a el segmento dentado (peine) que a su vez mueve el piñón que gira el eje donde esta sujeta la aguja.

Los muelles Bourdon consisten en tubos curvados en arco de sección oval. A medida que se aplica presión al interior del tubo, este tiende a enderezarse deformándose. El trayecto del movimiento se transmite a un mecanismo y es la medida de presión que se indica mediante una aguja. Cuando se alivia la presión o disminuye, el tubo burdon o elemento elástico tiende a volver a su posición inicial, de esta manera mide la disminución de la presión de la misma forma que mide su incremento.

El movimiento es transmitido por una conexión a un sistema de engranajes conectados a una aguja que se moverá de forma proporcional a la presión dentro del tubo burdon, sobre un arco graduado o carátula que marcará la presión. Los muelles curvados en un ángulo de aproximadamente 250° son adecuados para presiones de hasta 60 bar. Para presiones mayores, se utilizan tubos Bourdon con varios devanados superpuestos del mismo diámetro angular (tubos helicoidales) o con una bobina espiral en un plano (tubos en espiral).